“Primer beso”, de incómodo y efímero a hermoso y eterno

Tatia Pilieva nos muestra lo que nunca vimos, la cara que teníamos el día que nos atrevimos a besar.

FIRST KISS PORT

Escrito por Le’Roy
Fotos por Nia Cavalie

Labios. En esta semana las redes sociales del mundo fueron asombrosamente inundadas por un video que muestra a un grupo de desconocidos entre sí enfrentarse al atemorizante y neurasténico primer beso. Imagínalo, esto no se trata de la persona por la que deliras o que te gusta un poco o que llama tu atención silenciosamente o, por último, que al menos sabes su nombre; esto es acerca de dos individuos que jamás supieron de su existencia hasta ese momento (y de la empatía, ni hablemos). Ellos tuvieron, en un sentido de colaboración aparente con la cineasta amateur Tatia Pilieva, que otorgar lo mejor de tu repetorio inicial de seducción a un proyecto que acorralaría su personalidad mientras es encañonada por el lente espectante de una cámara sedienta de desenlaces.

Fueron 20 los escogidos entre hombres y mujeres, jóvenes-adultos y adultos, gays y lesbianas, quienes en un estado absoluto de libertad y sobriedad (concordamos que con al menos una copa de valentía semi-seca hubiese sido más fácil), para que simplemente encuentren el segundo que más les acomodara y así besarse por primera y quizá última vez. Las reacciones que muestra este corto y al mismo tiempo experimento, van desde la más dura incomodidad, pasando por la vergüenza encubierta por sonrisas que al convertirse en risas dan la bienvenida a la antesala del instante esperado por todos los cibernautas que dejamos el mundo de lado para sumergirnos en soberana escena.

No estamos seguros aún si es el lenguaje audiovisual solamente, el cual resalta cada toma por el fondo neutro y el black&white que toma color con la intensidad y compromiso de los voluntarios, o si solo es el hecho mismo; sin embargo, para silenciar a la duda, hicimos un rápido sondeo sobre las sensaciones que el video transmite y la respuesta mayoritaria engloba un sentido de ternura, felicidad y de bienestar ajeno. Pocas veces un ensayo social viralizado ha conmovido a sobremanera al globo, incluso nos queda “ese” deseo latente de hacer y pasar por lo mismo al observar la química explosiva de los amantes de turno subyugados a la pasión de lo desconocido y a simplemente ser humanos, otra vez.

Comparte con nosotros cuál fue tu reacción al ver el video de Tatia y cuéntanos si te atreverías a participar en uno hecho en Perú.

 

Anuncios